El Factor Tacabamba

En Palacio, más vale paisano conocido que forastero por conocer.

Foto
Pedro Castillo, Auner Vásquez (izq.) y Alejandro Sánchez (dcha.)

Por César Prado.- 

Quien explore el entorno cercano del presidente Pedro Castillo en busca de la presencia de la izquierda radical, encontrará sorpresas. Hay, quienes, como el propio Castillo, provienen del toledista Perú Posible; otros tienen la bitácora de  tránsitos –ya que no raíces– en partidos tan diversos como el Apra, Acción Popular y APP.

Lo que sí tiene en común un alto porcentaje de este grupo cercano al Presidente, es el origen: Chota y, en especial, Tacabamba. Uno de los puntos resaltantes en la carrera del nuevo jefe de la DINI José Fernández Latorre, por ejemplo, es que fue comisario de Tacabamba.

Todo el mundo añora su “patria chica”, pero, tal como están las cosas, el análisis de la política actual ya requiere especializarse en un nuevo campo: los estudios chotanos.

Veamos en esta nota el elocuente perfil de dos chotanos que tienen evidente cercanía con el presidente Castillo.

El empresario Alejandro Sánchez, es el propietario de la casa ubicada en el pasaje Sarratea 179 (Breña), que Castillo utilizó como residencia y centro principal de campaña en la segunda vuelta. La casa de Sarratea fue el lugar desde el que Castillo efectuó la transición de poder luego de su victoria; y donde, después de asumir el gobierno, resultó durante unos días no solo residencia sino también despacho presidencial.

El empresario Sánchez parece que no se limitó en su papel de anfitrión de Sarratea. Hizo también por lo menos un aporte a Perú Libre que resultó registrado a nombre de otra persona.

A inicios de mayo, en plena campaña de la segunda vuelta electoral, Sánchez contactó a la Fundación Canevaro, ubicada entre el Paseo Colón y el jirón Washington. El empresario estaba interesado en alquilar el inmueble para convertirlo en local de Perú Libre.

 

Pilar Freitas, presidenta de la Junta Directiva de la Fundación Canevaro. (Foto: Correo)

 

La propuesta llegó a Pilar Freitas, antigua militante de Perú Posible y hoy presidenta de la junta directiva de la fundación. La abogada no tuvo mucho que pensar: la segunda planta del inmueble estaba libre y la fundación requería el dinero, pues las obras sociales que realiza se sostienen exclusivamente con sus rentas.

En el pasado, además, el mismo local ya había sido alquilado a Vamos Perú y a Alianza Para el Progreso. Así que el 1 de mayo, Freitas firmó con Sánchez un contrato de alquiler por dos meses a cambio de un pago mensual de 5 mil soles.

 

Contrato de alquiler de local de campaña de Perú Libre. Alejandro Sánchez (izq.) pagó 5 mil soles mensuales, pero su nombre no figura en los registros enviados a la ONPE.

 

La abogada no supo más del empresario sino hasta el vencimiento del contrato a fines de junio, cuando Sánchez propuso extender el alquiler de la propiedad por un mes, hasta el 30 de julio. Freitas aceptó por las razones ya descritas.

Los problemas llegaron un mes después de que el partido abandonó el local.

El 30 de agosto pasado, Perú Libre envió a la ONPE su segundo informe financiero de campaña con el detalle de sus ingresos y gastos en la segunda vuelta. Ahí, el alquiler del local de Paseo Colón estaba consignado como aporte en especies. Pero no a nombre de Sánchez, el arrendatario, sino de Freitas, la representante de la fundación Canevaro. 

La información, publicada unos días después en el portal de la ONPE, provocó la pronta reacción de la abogada. El 9 de septiembre pasado, Freitas le envió una carta a Piero Corvetto. La exchakana aclaró al jefe de la ONPE que ella no había efectuado aporte alguno para Perú Libre ni para ningún otro partido político en estas elecciones.

 

 

Como prueba, Freitas adjuntó a la carta el contrato de alquiler firmado con Sánchez, el verdadero aportante. La carta también fue dirigida a los representantes de Perú Libre, quienes el 13 de septiembre pasado respondieron a la abogada admitiendo un “error involuntario”.

¿Se trató solo de un error? IDL-R intentó obtener una respuesta de representantes del partido y del propio Sánchez, pero la falta de respuesta provocó nuevas preguntas sobre la vida y actividades del benefactor de Pedro Castillo y Perú Libre.

Alejandro Sánchez fue pareja de la actual congresista cajamarquina Edhit Julón Irigoin (Alianza Para el Progreso), con la que tiene una hija. Ambos están separados desde hace algún tiempo. Aunque ninguno quiso dar detalles, la relación se remonta por lo menos al año 2015.

Edhit Julón, nacida en Tacabamba, es hija de Jeiner Julón Díaz, quien fue alcalde de ese distrito durante tres períodos consecutivos entre 1999 y el 2010, la última vez representando al Partido Aprista. En el 2011, además, fue elegido alcalde de Chota por el partido Tierra y Libertad.

 

Izquierda, Jeiner Julón, exalcalde de Tacabamba. Derecha, congresista Edhit Julón y el presidente Pedro Castillo en reciente gira por Cajamarca. (Fotos: Poder Judicial/Congreso de la República)

 

Durante este último período, sin embargo, Julón enfrentó dos procesos judiciales por presunta corrupción. En el 2014, Julón fue sentenciado a diez años de cárcel por peculado y lavado de activos por hechos relacionados a su prolongada gestión al frente del municipio de Tacabamba.

De acuerdo con la sentencia del Colegiado C de la Sala Penal Nacional, entre el 2003 y el 2008 Julón habría desviado más de 500 mil dólares a sus cuentas personales para adquirir varios inmuebles en Cajamarca y Chiclayo en presunta complicidad con su esposa Rosmary Irigoin, madre de la actual congresista cajamarquina.

Julón, quien a causa de la condena fue suspendido de sus funciones como alcalde de Chota, logró que se anulara la sentencia en su contra y reasumió el cargo. Pero en el 2015 volvió a ser condenado a cinco años de cárcel por negociación incompatible por favorecer a un empresario con obras de electrificación rural.

En el 2016, una sala de la Corte Superior de Justicia de Cajamarca también anuló esta segunda condena. Mientras su padre enfrentaba estos procesos en su contra, en Chiclayo Edhit Julón fundó en 2015, junto a su entonces pareja, Alejandro Sánchez, una empresa dedicada a la importación y comercialización de equipos biomédicos. Se llamó SJ Biomedic S.A.C.

 

 

Según Registros Públicos, el 27 de abril del 2015 ambos socios aportaron en partes iguales un capital inicial de 20 mil soles. La fundación de la empresa ocurrió ocho meses después de que Sánchez comprara en solitario la ahora famosa casa del pasaje Sarratea 179, en Breña. El empresario adquirió el inmueble a sus anteriores dueños, Augusto Calderón y Elsa Alegre, y pagó 350 mil soles por él.

En el contrato, firmado en la notaría Sofía Ode Pereyra, se registra que el empresario canceló el monto acordado pero no se menciona si el dinero fue producto de una hipoteca o préstamo bancario. Poco después, el 2016, Sánchez también adquirió, igualmente en solitario, otra propiedad ubicada al frente de la casa de Breña por la que pagó 66 mil soles.

En este segundo contrato de compraventa, tampoco quedó registrado préstamo hipotecario alguno.

 

 

Casa del pasaje Sarratea 179, Breña. Fue adquirida por Sánchez en el 2014.

 

Entonces, Sánchez ya contaba con la empresa Aldalab S.A.C, fundada en el 2012 y al igual que SJ Biomedic dedicada a la importación y comercialización de equipos médicos. Pero el grueso de contratos que la compañía obtuvo con el Estado recién se dio a partir del 2017, es decir, tiempo después de la compra de las propiedades.

IDL-R intentó entrevistarlo, pero Sánchez no respondió. La congresista Julón, en tanto, no quiso indicar desde cuándo conoce al empresario pero dijo que actualmente no mantienen otra vinculación que la hija que tienen en común. Sobre SJ Biomedic, la empresa fundada por ambos, Julón aseguró que esta solo funcionó hasta el 2016 y que fue liquidada definitivamente en el 2019.

Sobre los procesos judiciales que afrontó su padre, la congresista Julón fue escueta.

“Al haber sido autoridad electa fue sujeto de cuestionamientos e investigaciones, que ha venido respondiendo mediante los mecanismos legales pertinentes”, se limitó a responder por escrito.

 

AUNER VÁSQUEZ 

 

Originario de Puña, el centro poblado donde hasta hace poco vivió Pedro Castillo, el abogado Auner Vásquez es ahora uno de los colaboradores más cercanos del presidente. El 8 de agosto pasado, Vásquez fue nombrado Jefe de Gabinete de Asesores Técnicos de Palacio y desde entonces acompaña a Castillo en casi todas sus actividades.

Para entender qué llevó a Vásquez hasta donde se encuentra hoy, hay que remontarse dos décadas atrás.

 

Auner Vásquez sostiene la fotografía de su hermano, que desapareció en 1998. (Foto: La República)

 

En 1998, Vásquez tenía dieciséis años cuando se produjo la desaparición de su hermano mayor. El 14 de abril de ese año, Liser Vásquez Cabrera, estudiante del Instituto Pedagógico de Chota, fue levado [reclutado a la fuerza] por una patrulla del Ejército y trasladado al cuartel El Milagro, en Bagua. Esa fue la última información documentada sobre su paradero.

Meses después, ante el reclamo de los padres por conocer qué había ocurrido con su hijo, los militares contestaron que Liser había desertado del servicio. De acuerdo con la versión de dos testigos del Ejército, el hecho se produjo una noche del mes de abril de ese mismo año.

Los testigos coincidieron en que Liser Vásquez pidió permiso para ir al baño y desde ahí logró escapar del recinto militar arrancando las mallas de una ventana. Ambos testimonios fueron incluidos en el proceso que la Sexta Zona Judicial del Ejército abrió a Liser por el supuesto delito de Deserción Simple y que se mantuvo en reserva por varios años.

 

 

 

Fue recién en el 2007, cuando a petición de Auner Vásquez el Ejército compartió el expediente con la familia. Entonces se hicieron evidentes varias imprecisiones. Las características físicas, así como la edad, fecha y lugar de nacimiento consignados por el Ejército no correspondían con los de Liser Vásquez.

Además, ahí se decía que el hermano de Auner Vásquez había ingresado al cuartel El Milagro el 1 de abril de 1998, cuando este fue levado recién el 14 de abril de ese año, es decir, dos semanas después. Las inconsistencias del expediente dieron pie a que la familia iniciara una batalla legal que se prolongó por casi una década.

Auner Vásquez, quien por esos años se mudó a Chiclayo para estudiar Educación y Derecho, se puso al frente del caso y en el 2012 logró que la Segunda Fiscalía Provincial Penal Corporativa de Utcubamba abriera una investigación preparatoria contra el general EP (r) Alberto Cano Cano y otros seis miembros de la Sexta Región Militar.

En paralelo, Auner Vásquez también buscó la ayuda de algunos de sus paisanos en el Congreso. En el 2011, el parlamentario cajamarquino Luis Llatas (Gana Perú) propuso conformar una comisión encargada de investigar el caso y en el 2013 Mesías Guevara (Acción Popular) hizo lo propio ante la Comisión de Justicia del Congreso.

 

Mesías Guevera y Auner Vásquez en el Congreso, en 2013.

 

Pese a todos los esfuerzos, sin embargo, el proceso judicial no tuvo una conclusión favorable. A inicios del 2015, el Primer Juzgado de Investigación Preparatoria de Utcubamba archivó el caso para cinco de los acusados. Vásquez apeló y recién en enero del 2019 se dio inicio a un nuevo juicio oral en la misma sede judicial.

El proceso judicial también marcó un derrotero en la vida de Auner Vásquez por otros motivos. De recorrer los pasillos del Congreso en busca de justicia, en 2016 el abogado tacabambino pasó a ser asesor legal en el despacho del congresista César Vásquez (APP), poco más de un año.

El real salto de Auner Vásquez a la política se produjo dos años después. En 2018, el abogado postuló a la alcaldía de Tacabamba en la lista de Acción Popular liderada por Mesías Guevara, quien candidateaba al gobierno regional de Cajamarca. Aunque Vásquez no ganó, quedó estrechamente vinculado al partido.

Guevara, quien sí fue electo, contrató a Vásquez como asesor de su gestión en el 2019 y el 13 de noviembre de ese año ambos llegaron hasta Tacabamba para la inauguración de una carretera. Durante aquella visita, la comitiva hizo una parada en la Casa Ronderil del Caserío de Puña. Ahí los recibió Pedro Castillo Terrones.

 

Auner Vásquez, Pedro Castillo, sin sombrero, y Mesías Guevara en el caserío de Puña, noviembre de 2019. (Foto: Facebook)

 

El  encuentro quedó inmortalizado en una foto publicada por el propio Vásquez acompañado por un mensaje donde resaltaba el cariño por “Puña, la tierra que me vio nacer”. Se trató de una simple coincidencia que no tuvo repercusión en el corto plazo, pues Castillo y Vásquez transitaron por caminos diferentes en las elecciones del 2021.

Tras dejar su cargo en la gestión de Guevara, Vásquez  se trasladó a Lima para fundar su propio estudio de abogados junto a su colega y paisano Eder Vitón Burga. Sin aparentes aspiraciones políticas, durante buena parte del 2020 el abogado solía compartir mensajes de apoyo a Yonhy Lescano (Acción Popular) en sus redes sociales.

Por ello resultó extraño para sus paisanos que a inicios de este año Vásquez se presentara como vocero de Perú Libre en Chota. Su presentación en sociedad llegó con el primer debate presidencial llevado a cabo en esa ciudad el pasado 2 de mayo, donde Vásquez se encargó de calentar la jornada con sus declaraciones.

“Quiero dejar en claro que nuestra provincia de Chota es democrática, aquí serán bienvenidos; lo que pasa es que el vocero de Fuerza Popular pone un montón de excusas. En la mañana precisó que los temas de debate no han sido consensuados cuando los temas fueron consensuados ayer con su vocero de Chota”, declaró Vásquez al diario Expreso.

Ya subido al coche de Perú Libre, Vásquez asumió la defensa del partido en una ocasión. Fue durante una audiencia convocada por el Jurado Nacional de Elecciones tras la masiva impugnación de votos por parte de Fuerza Popular. El 28 de julio, finalmente, Vásquez asistió a la juramentación de Castillo en el Congreso.

Pocos días después, el 8 de agosto pasado, el presidente nombró a Vásquez jefe del Gabinete de Asesores Técnicos de Palacio de Gobierno.

Por su reciente pasado partidario, Vásquez resulta ser interlocutor natural entre Palacio y Acción Popular o al menos con la facción de congresistas provincianos de AP que mantiene vínculos con Lescano, a quien el tacabambino conoce y estima. En las últimas semanas, además, el papel de Vásquez cobró mayor importancia.

 

Reunión de Castillo con dirigentes del centro poblado La Pucará (Tacabamba), 5 de septiembre. (Foto: Facebook)

 

El pasado 25 de agosto, el portal Sudaca reveló que Vásquez acompañó al presidente Castillo a una reunión con Vladimir Cerrón en la casa del ministro Aníbal Torres. Durante el encuentro, al que también asistieron Guido Bellido y el jurista Francisco Eguiguren, el abogado tacabambino habría sugerido cambios en el gabinete, confrontando a Cerrón, quien logró prevalecer ese día.

La versión difundida concuerda con información recibida por IDL-R. Según fuentes confiables, el sábado 22 de agosto, día de la reunión en la casa del ministro Torres, Auner Vásquez intentó comunicarse con la expresidenta del Congreso de la República, Mirtha Vásquez. Pero esta se encontraba fuera de la ciudad y no pudo responder las llamadas.

 

Excongresista Mirtha Vásquez estuvo en el bolo para integrar el gabinete. (Foto: GEC)

 

La comunicación entre ambos se dio recién al día siguiente por la noche. El abogado, quien un día antes había sido testigo de la presión ejercida por Vladimir Cerrón sobre Castillo para mantener a Bellido y a su gabinete, aún parecía tener en mente cambios ministeriales, así que le propuso a Mirtha Vásquez reunirse esa misma noche en su casa.

El abogado intentó persuadirla apelando al origen cajamarquino de ambos, pero la excongresista se excusó de asistir.

En los días siguientes, Auner Vásquez tuvo que ocuparse de sus propios problemas. El 25 de agosto, la Contraloría objetó su designación en Palacio. Según un informe de dicha entidad, el abogado no cuenta con la experiencia necesaria para desempeñar el cargo.

El presidente Castillo reaccionó incorporando a Vásquez en la comitiva que lo acompaña a su viaje a México y Estados Unidos para intervenir ante la Asamblea General de la ONU, la OEA y la Celac. Cuando se viaja a tierras extrañas, más vale paisano conocido que forastero por conocer.

Publicado el sábado 18 de septiembre, 2021 a las 15:09 | RSS 2.0.
Última actualización el domingo 03 de octubre, 2021 a las 12:30

Deje un comentario

Web por: Frederick Corazao

Untitled Document