La certificación trucha

El caso de los chalecos antibalas de FAME

Foto
Inauguración de la planta de chalecos antibalas de FAME y FALKEN de julio del 2013. (Foto: Mindef)

[Actualización 10/03/15] El ministro de Defensa, Pedro Cateriano, solicitó el pasado jueves 5 de marzo una acción de control a la Contraloría General de la República, ​debido a la investigación ​publicada en IDL-R ​sobre presuntos actos de corrupción en el caso FAME.

​A continuación, el documento:

Por Melissa Pérez.-

Hay productos que se usan todo el tiempo y cuya calidad es importante para el usuario, pero que no son asunto vital. Desde smartphones hasta papel higiénico. Si fallan, gastaremos tiempo y malhumor en reclamar mientras la vida continúa…

Hay otros productos, sin embargo, que uno compra sabiendo que su calidad es cuestión de vida o muerte. Ese es el caso de un chaleco antibalas. Si resiste como debe, la vida continúa. Si no, se acabó, y solo tu fantasma penará por la sección de reclamos de Indecopi.

¿Cómo saber si el chaleco antibalas servirá o no servirá en su función literalmente existencial a la hora de interponerse entre el pecho del usuario y las balas disparadas para atravesarlo?

La certificación. Esta es la garantía de que una organización experta y renombrada ha examinado y probado la calidad del material, el proceso de fabricación y el producto terminado. El certificado atestigua que el chaleco es lo que ofrece ser.

En el ámbito de chalecos antibalas de uso militar, la certificación de calidad buscada es la que establece la norma internacional NIJ 0101.06. Si la tiene, se lo puede llevar con confianza.

Hecha esta explicación, podemos empezar a relatar el extraño caso de los chalecos antibalas de FAME y FALKEN.

La placa

La elocuente escena ocurrió el 19 de julio del 2013. El ministro de Defensa Pedro Cateriano y las autoridades del Comando Conjunto, Ejército y Marina de entonces inauguraron la ampliación de la planta de chalecos antibalas de la Fábrica de Armas y Municiones del Ejército (FAME SAC).

Se trataba, según la nota de prensa del ministerio de Defensa, de una “moderna plataforma de industria militar producto de la asociación estratégica entre esta empresa estatal y el consorcio FALKEN SA de España”.

La misma nota de prensa reveló el dato importante: “la nueva línea de producción de chalecos de protección balística cuenta con la certificación internacional NIJ 0101.06 y permitirá a los miembros de las Fuerzas Armadas y Policía Nacional contar con seguridad necesaria para ejercer su accionar”.

La foto muestra al ministro Cateriano junto al entonces comandante general del Ejército, general Ricardo Moncada, posando al lado de la placa que proclama: “FALKEN SA Empresa certificada con norma NIJ STD 0101.06”.

Eso es falso. De acuerdo con lo averiguado por IDL-Reporteros, ni FALKEN SA ni FAME SAC están certificadas con la norma técnica NIJ STD 0101.06 otorgada por el Instituto Nacional de Justicia estadounidense (NIJ por sus siglas en inglés), que garantiza la calidad de fabricación y el cumplimiento de una rigurosa prueba de laboratorio. Es la norma técnica más segura y requerida por las fuerzas armadas y policiales del mundo.

De izquierda a derecha: el mayor EP (r) Santiago Dondero Cassano, representante de FALKEN SA; el ministro Pedro Cateriano y el entonces gerente general de FAME SAC coronel EP Caros Pérez Ryan.

De izquierda a derecha: el mayor EP (r) Santiago Dondero Cassano, representante de FALKEN SA; el ministro Pedro Cateriano y el entonces gerente general de FAME SAC, coronel EP Caros Pérez Ryan. (Foto: Mindef)

 

¿Cuál es el perfil de las empresas? FAME SAC, creada en 1963, depende desde el 2009 del Ministerio de Defensa como empresa estatal con accionariado privado y declara 22’631,000 soles de capital. FALKEN, creada en 1981 por los hermanos del exdiputado del Partido Popular español Ismael Bardisa Jordá, fabrica y vende pirotécnicos, productos de seguridad y químicos a las fuerzas armadas y policiales de España. Según la información comercial de einforma hasta marzo del 2013, FALKEN tenía un capital de 120,000 euros, 21 trabajadores y ventas anuales mayores de 2’000,000 de euros.

Ambas empresas se asociaron “en participación” en enero del 2010, por cinco años, para vender, en exclusividad, productos pirotécnicos ensamblados, fabricados y/o comercializados en FAME SAC. FALKEN gestionaría la materia prima y fabricaría los productos, ganando el 75% de las utilidades.

IDL-R empezó a ver este caso hacia fines del año pasado y envió por correo electrónico una descripción detallada del caso junto con las preguntas por responder al ministro de Defensa, Pedro Cateriano.

El mismo día, desde su iPhone, Cateriano respondió con un sucinto: “He dispuesto que FAME responda todas sus preguntas”.

Pero la disposición de Cateriano tuvo muy poco efecto en FAME SAC.

El gerente general de FAME SAC es el coronel EP Armando Elio Rincón Moretti. Hasta diciembre de 2014 estaba en actividad y desde enero pasó al retiro pero mantuvo la gerencia general de FAME.

Un detalle que en estos tiempos resulta importante conocer es que Rincón Moretti es miembro de la promoción del presidente Ollanta Humala. Su nombramiento como gerente general fue hecho en forma directa por Cateriano en marzo del 2014. Normalmente, esa designación debe ser realizada por el directorio de FAME, pero parece que en este caso a nadie se le ocurrió revisar o reclamar la norma.

Contactado por IDL-R, luego de la respuesta de Cateriano, Rincón Moretti no quiso ser entrevistado y solo respondió por escrito que “la placa de protección balística nivel IIIA fabricada por la sociedad FALKEN SA – FAME SAC cumple con los requisitos de la norma NIJ Standard 0101.06, tal como evidencia el Certificado y el Informe de Ensayo de la Certificadora AITEX (Asociación de Investigación de la Industria Textil) de España de abril del 2013”.

Rincón Moretti agregó que el laboratorio AITEX está certificado por la Entidad Nacional de Acreditación de España (ENAC) como “laboratorio balístico con capacidad para hacer y homologar las NIJ 0101.04 y NIJ 0101.06, y está autorizado a realizar ensayos a materiales para chalecos y paneles de protección personal antibala / resistencia balística”.

¿Tiene o no tiene las certificaciones NIJ 0101.04 y NIJ 0101.06? No, según un portavoz de un programa autorizado de NIJ.

FAME SAC muestra chalecos antibalas que vende en sociedad con FALKEN en su página web.  Coloca que cumplen con la norma NIJ 0101.04, obsoleta desde el 2008 y de la que no están certicados.

FAME SAC muestra chalecos antibalas que vende en sociedad con FALKEN en su página web.

 

“Solo si un modelo se prueba a través de nuestro programa, en nuestros laboratorios aprobados y cumple con nuestros requisitos, podría considerarse un modelo oficial aprobado por el NIJ. Ninguna otra persona, empresa o laboratorio está facultado para emitir el certificado de cumplimiento NIJ”, dijo Kevin Merlo, representante del Centro Nacional Tecnológico de las Fuerzas Policiales y Correccionales de Estados Unidos (NLECTC, por sus siglas en inglés), autorizado por el NIJ para administrar el programa de cumplimiento voluntario de pruebas de los paneles balísticos de los chalecos. La respuesta de Merlo fue por correo electrónico a IDL Reporteros.

AITEX no figura en la lista de los cinco laboratorios acreditados por el NIJ para realizar protocolos de pruebas.

Merlo agregó que el listado de los modelos de chalecos con los paneles balísticos aprobados y las empresas fabricantes aparece en http://www.nij.gov/topics/technology/body-armor/pages/compliant-ballistic-armor.aspx y www.justnet.org/other/ballistic_cpl.html.

IDL-R hizo repetidos intentos por repreguntar a Rincón Moretti, quien mantuvo un silencio más impenetrable, ese sí, que el kevlar.

Según parece, IDL-R no fue el primero en percatarse que la certificación NIJ STD 0101.06 que FAME y FALKEN proclamaban tener, era falsa.

El 23 de julio del 2013, cuatro días después de que Cateriano y Moncada se tomaran la incómoda foto durante la inauguración de la fábrica, el entonces gerente general de FAME SAC, coronel EP Carlos Pérez Ryan, se quejó por escrito al Ministerio de Defensa por la decisión de la Marina de hacer una compra internacional de chalecos antibalas.

La respuesta tardó unos meses, pero el 1 de octubre del 2013, el contralmirante AP Edwin Zegarra, secretario del entonces comandante general de la Marina, respondió a Manuel Mesones, secretario general del Ministerio de Defensa, que “al verificar el portal web del Departamento de Justicia de Estados Unidos, donde figuran todas las empresas que cuentan con la certificación de la norma NIJ Standard 0101.06, FAME SAC no aparece certificada, lo cual difiere de la información mencionada en el oficio de queja”.

Zegarra añadió que: “FAME SAC no cumple con los requerimientos mínimos debido a que la norma NIJ de producción que indica tener corresponde a una versión anterior, NIJ Standard 010104, siendo la requerida para el proceso la NIJ STD 0101.06”.

Pero sucede que FAME SAC y FALKEN tampoco tienen la certificación NIJ STD 0101.04, vigente entre el 2001 y 2008. Simplemente no figuran en la lista de fabricantes de chalecos antibalas certificados con dicha norma. Sin embargo, FAME SAC sostiene en su página web que todos sus chalecos de protección personal “cumplen con la norma NIJ 0101.04”.

Una deliberada confusión verbal para parecer lo que no es y soslayar que ni FAME ni FALKEN tienen la certificación NIJ STD.

Publicado el lunes 02 de marzo, 2015 a las 13:10 | RSS 2.0.
Última actualización el jueves 26 de marzo, 2015 a las 15:53

Notas relacionadas

Un comentario

  1. christian dice:

    Y esto casi paso desapercibido en los medios, … vale preguntarse la razon?

Deje un comentario

Web por: Frederick Corazao

Untitled Document