Columna de reporteros

Filosofía triple equis

El Perú es una nación de paradojas sugerentes. Sufrimos, por ejemplo, una insurrección china que terminó enfrentada a un presidente japonés. Pero la nación no terminó convertida en Manchuria, sino logró internar ambos extremos de la paradoja en el sistema penitenciario nacional; cuyo jefe durante los últimos años fue un teólogo a quien la combinación de saber celestial y oficio canero convirtió hace poco en ministro del Interior. [Seguir leyendo]

Web por: Frederick Corazao