Reunión en el establo

Cerca de los aromas de una caballeriza, se produjo un extraño almuerzo a fines de 2017. Los concurrentes formaban un grupo muy interesante y sus versiones de hoy aún más.

Foto
Stud del hoy prófugo empresario pesquero Óscar Peña. (Foto: IDL-Reporteros)

Por Romina Mella (*).–

Una reunión hasta ahora desconocida en la que participaron notorios personajes del extinto Consejo Nacional de la Magistratura (CNM), dos congresistas de Fuerza Popular, un juez supremo, un empresario pesquero y un exoperador montesinista, permite entender el nivel de penetración que tuvo Fuerza Popular en la institución que entonces nombraba, ratificaba y destituía fiscales y jueces, en un contexto crucial de la investigación a Keiko Fujimori y su partido por el caso Lava Jato.

De acuerdo con el testimonio de un colaborador eficaz del caso ‘Cuellos Blancos’, con clave 090J-2020 –registrado el 3 y 15 de diciembre pasado– ante el despacho del fiscal supremo Jesús Fernández Alarcón, aproximadamente en octubre de 2017, el entonces presidente del CNM, Guido Aguila, y el experiodista y agente montesinista Enrique Vidal, le pidieron prestado al empresario pesquero Óscar Peña, también conocido como ‘el rey de la pesca negra’, su stud –lugar donde son cuidados y entrenados los caballos deportivos o de carrera– en el Jockey Club del Perú, para tener “un almuerzo muy importante”.

Los stud (o caballerizas) tienen la particularidad de ser espacios cerrados. Son superficies rectangulares, donde a cada lado están los boxes con caballos; y tienen espacios acondicionados para el cuarto de alimentos, de monturas, de herramientas, bañadero con su abrevadero, entre otros. Los más modernos tienen un minidepartamento para los propietarios o arrendatarios. Son lugares discretos y privados. El stud de Óscar Peña en el Hipódromo de Monterrico, el 5-A, cumplía con todos los requisitos para tener una reunión caleta.

De acuerdo con fuentes de IDL-R, Guido Aguila había conocido ese año a Óscar Peña por intermedio de Enrique Vidal, quien en esa época trabajaba para el empresario pesquero como asesor de imagen de una de sus compañías, LSA Enterprises Perú. Según las mismas fuentes, quien presentó a Vidal con Aguila fue el entonces consejero del CNM, Iván Noguera, también conocido como ‘Doctor Rock’. Tanto Vidal como Noguera tenían en común el hecho de trabajar para la Universidad San Ignacio de Loyola (USIL), de Raúl Diez Canseco, con la que Aguila suscribió un convenio interinstitucional en mayo de 2017.

 

 

Óscar Peña. (Foto: Facebook Stud Doña Licha)

 

El almuerzo ocurrió un día laborable, entre la 1 y las 4 de la tarde, en el stud de Peña. Asistieron a la reunión –de acuerdo con el colaborador– Guido Aguila, Iván Noguera, Enrique Vidal, Óscar Peña, los congresistas de Fuerza Popular Rolando Reátegui y Úrsula Letona, la abogada María Zavala, que entonces era la accesitaria del consejero Baltazar Morales Parraguez en el CNM y hoy integra de la Junta Nacional de Justicia (JNJ); y una persona más de la que no dio ningún detalle.

“El motivo de la reunión”, dijo el colaborador, “era para ver el tema de la destitución de un consejero y su reemplazo en el Consejo Nacional de la Magistratura. Estaban hablando de cómo sacaban a un consejero para que entre la doctora Zavala al CNM como accesitaria en reemplazo del consejero Baltazar Morales”. “El plan”, agregó el colaborador, era “sacar al consejero Morales por parte del Congreso de la República donde había una denuncia”.

¿Qué había de cierto en esto?

Baltazar Morales Parraguez había entrado al CNM en febrero de 2016 como representante del Poder Judicial. En octubre de ese año, Panorama sacó un reportaje que indicaba que aquel había contratado a su yerno – en realidad era el novio de su hija– en el Consejo Nacional de la Magistratura.

 

Baltazar Morales Parraguez, exconsejero de CNM. (Foto: Andina)

 

Pero no fue sino hasta inicios de septiembre del siguiente año –un mes antes de la reunión en el stud de Óscar Peña–, que la Subcomisión de Acusaciones Constitucionales del Congreso aprobó, por unanimidad, encargar al congresista aprista Javier Velásquez Quesquén la investigación del caso. La subcomisión estaba liderada por la congresista de Fuerza Popular, Milagros Takayama, e integrada, entre otros, por los congresistas fujimoristas Rolando Reátegui, Héctor Becerril, Karina Beteta y Maritza García.

El 27 de septiembre de 2017, Velasquez Quesquén presentó un informe en el que acusó a Morales Parraguez de infringir la Constitución. La sanción –de aprobarse en la subcomisión y luego en el Pleno–, sería la destitución del consejero. En tal caso, entraría en su reemplazo María Zavala, su accesitaria, quien había sido ministra de Justicia del segundo gobierno aprista y representante del Perú ante la OEA en ese periodo gubernamental.

Organizaciones de la sociedad civil y congresistas de oposición expresaron su preocupación debido a que en ese momento estaba en curso en el CNM la selección de cuatro nuevos miembros de la Corte Suprema del Poder Judicial. Para ese momento ya habían sido seleccionados 20 postulantes de 108, como resultado del examen escrito. El primer puesto lo había obtenido el juez Martín Hurtado –con una calificación final de 90 puntos–,  con el entonces fresco recuerdo de haber integrado la sala civil que anuló las investigaciones de la Megacomisión en contra del expresidente Alan García.

De acuerdo con el colaborador eficaz, “el interés de Guido Aguila era tratar de cambiar a una persona en el CNM, porque él no tenía la mayoría absoluta”. Le interesaba “quedar bien con el partido de Keiko Fujimori, y estaban buscando apresurarlo por el concurso de los jueces supremos [sic]. Guido tenía mucha llegada con estas personas de Fuerza Popular. […] María Zavala fue citada por Guido Aguila para definir el apoyo hacia ella de parte de Fuerza Popular”, indicó el colaborador.

 

Guido Aguila, expresidente del Consejo Nacional de la Magistratura. (Foto: Lucidez)

 

Un episodio ocurrido pocos meses antes de esa reunión confirma la relación ya existente en esa fecha de Guido Aguila con Fuerza Popular, y muestra que Morales no era su aliado dentro del CNM.

En la nota ‘Conversación en Trinidad Morán’, IDL-R reveló que el 1 febrero de 2017,  poco antes de la elección a la presidencia del CNM, Aguila invitó a Morales a su casa, donde este encontró como sorpresivo interlocutor al congresista fujimorista Héctor Becerril. El objetivo fue presionar a Morales para que vote a favor de Julio Gutiérrez para la presidencia del CNM, porque era el candidato de Fuerza Popular. 

Morales no aceptó. Al día siguiente de esa infructuosa gestión, en la sesión de votación del pleno del CNM para elegir al nuevo presidente, Gutiérrez declinó su postulación y propuso a Aguila como candidato a la reelección. Este aceptó, y fue elegido nuevamente como presidente, con Gutiérrez como su vicepresidente.

Para todo propósito práctico, quienes dirigieron el CNM fueron operadores del fujimorismo, por lo menos durante todo el 2017. Ese fue precisamente el año en que el fiscal José Domingo Pérez inició la investigación sobre el financiamiento de Odebrecht a la campaña presidencial de Keiko Fujimori del 2011, a raíz de la anotación “aumentar a Keiko 500”, de la agenda personal de Marcelo Odebrecht, publicada por IDL-R. Ya estaban en curso otras dos investigaciones sobre el financiamiento a las campañas electorales de 2011 y 2016 de la lideresa de Fuerza Popular.

 

Rolando Reátegui y Keiko Fujimori. (Foto: La República)

 

Esa tarde en el stud de Óscar Peña, el congresista “Rolando Reátegui hablaba a nombre de Fuerza Popular, indicando “qué se podía hacer de manera concreta”. De acuerdo con el colaborador eficaz, “en esta reunión María Zavala mostró su conformidad con lo que estaban acordando”. “En un momento determinado el congresista Reátegui hacía consultas por teléfono, posiblemente con Keiko Fujimori, toda vez que luego del almuerzo mencionó: ‘ya hablé con Keiko’”.

Entrevistado por IDL-R, Morales Parraguez dijo que “el objetivo de esa denuncia era sacarme para que entre María Zavala. Yo era un voto en minoría en el CNM. Lo que ellos querían hacer era buscar un pretexto para declarar mi vacancia”. 

Rolando Reátegui ha sido interrogado como testigo en este caso y ha confirmado su participación en la reunión, aunque tiene una versión distinta de lo que se habló y la fecha precisa.

La reunión del Jockey Club se llevó a cabo un día martes o miércoles del mes de septiembre de 2017. Por ese periodo mi persona [sic] era miembro de la Subcomisión de Acusaciones Constitucionales del Congreso de la República y en ella existía una denuncia constitucional en trámite contra el exconsejero Baltazar Morales Parraguez por tráfico de influencias por la supuesta contratación de su yerno. Enrique Vidal me convocó a esa reunión pensando que me iban a tratar ese tema en la reunión, sin embargo no fue así porque me retiré a los minutos que llegaron el doctor Iván Noguera y la doctora María Zavala. Eso explicaría la presencia de la doctora María Zavala en la reunión porque ella era suplente del ex Consejo Nacional de la Magistratura”, relató Reátegui a la fiscal Jeanette Becerra, de la primera fiscalía Suprema Transitoria Especializada en delitos cometidos por funcionarios públicos, el 28 de enero pasado.

En una declaración previa, del 20 de enero ante la misma fiscal, Reátegui dio algunos detalles adicionales y esbozó la razón por la cual fue a la reunión: “Enrique Vidal me llamó por teléfono para presentarme a un empresario pesquero […] había una oportunidad que él me podría vender conservas de pescado para el supermercado que tengo en Tarapoto con mi familia. […] Vidal me llevó a una reunión ubicada en el Jockey Club del Perú en un haras de propiedad de este empresario pesquero de apellido Peña, nunca había escuchado de él. El señor Vidal fue a recogerme a mi casa y en su movilidad me llevó al Jockey Club y mi movilidad me siguió. […] Enrique nunca me dijo que la reunión era con otras personas. Cuando llegué Enrique Vidal me presentó al señor Peña […]. Luego fuimos al segundo piso donde el señor Peña me habló de la pesca, de la producción de conservas […] Después de la visita al haras, de la conversación en el segundo piso, con el señor Peña y el señor Vidal, había en la mesa una suerte de cositas para picar […] entonces luego Enrique Vidal anunció que viene el señor Noguera. […] Noguera me habla diciéndome que es el congresista número 74 y que él tiene una vinculación directa con la cúpula de Fuerza Popular y que estaba a disposición de todo el partido porque él se consideraba y se vanagloriaba de que era “naranja” […] eso siempre repetía en las distintas visitas al Congreso, visitaba a muchos congresistas dentro de la bancada de Fuerza Popular […]”.

 

Iván Noguera (Foto: Congreso de la República)

 

De acuerdo con la versión de Reátegui, “mientras el doctor Iván Noguera me conversaba, a los cinco minutos llegó la doctora María Zavala, y quien la hizo pasar a donde estábamos reunidos, fue el señor Peña, quien nos la presentó y en ese momento recién supe quién era”. “Luego de la presentación”, añadió el excongresista de Fuerza Popular, “ellos se sentaron, el doctor Noguera, la doctora Zavala, el señor Peña y Enrique Vidal. Estuve unos minutos más en esa reunión, me tuve que retirar porque tenía una reunión en el Congreso, yo no sé si más tarde hayan llegado otras personas”.

En cuanto a Aguila, Reátegui dijo que este “no se encontraba en el momento que estaba [él en] la reunión”. Sobre Vidal, dijo que lo conocía desde el 2000, y que a Baltazar Morales no lo conocía. 

Entrevistada vía telefónica por IDL-R, María Zavala confirmó que asistió a la reunión en el stud de Peña e indicó que fue un amigo suyo, un personaje que hasta ese momento no había sido mencionado en esta trama, quien la invitó al almuerzo. 

Se trataba del juez supremo provisional Ricardo Vinatea, que entonces integraba la Tercera Sala de Derecho Constitucional y Social Transitoria de la Corte Suprema.

Ese día él [Ricardo Vinatea] me invita a almorzar y me dice para almorzar en el Jockey. Me dijo que tomara nota, que sería en uno de los haras, de los caballos. Cuando llegué a ese lugar, ya estaba él. Y me llamó la atención que estaba ese señor pesquero, que yo después lo ubico, que era el dueño. Había fotos de caballos. Y estaba este periodista, Enrique Vidal, y estaba el congresista Reátegui, que llegó después que yo llegué. A las finales cuando yo me estaba yendo llegó Iván Noguera. Al menos cuando yo estuve, estuve incómoda porque no los conocía. A Reátegui lo conocí hace muchos años porque también es de la selva, pero nunca he tenido amistad con él, y al periodista era la segunda vez que lo veía, pero tampoco he tenido una relación con el dueño del lugar. Ahí me enteré que estaba [en el rubro] de la pesca. Cuando yo estuve no había nadie más. No estuvo el señor Guido [Aguila], tampoco ha estado Becerril. Yo he llegado ahí por invitación de Ricardo Vinatea. Él me invitó a almorzar. Yo fui en el entender de que era un almuerzo de él conmigo”, indicó María Zavala, quien actualmente es miembro de la Junta Nacional de Justicia –la institución que fue creada para sustituir al Consejo Nacional de la Magistratura–, e integra la comisión de procesos disciplinarios y la comisión especial de revisión de actos del CNM.

 

María Zavala. (Foto: La República)

 

De acuerdo con Zavala, el stud era como un departamento, era como una oficina, al menos eso es lo que yo he visto. No hice un tour, porque la verdad a mi me incomodó un poco llegar y ver a gente extraña. Él [Vinatea] no me ha dicho: ‘vamos a almorzar con unos amigos’. Yo le hubiera preguntado: ‘¿con qué amigos?’ Porque yo no voy así nomás a reuniones. Yo con Ricardo tengo una amistad desde hace muchos años y no es la primera vez que voy a almorzar con él, a solas o acompañados”.

“Cuando yo llegué ellos ya estaban ahí”, dijo Zavala. “Hubo como una pequeña presentación, me preguntaron dónde estaba ahora. Le dije al periodista [Vidal] que llevaba algunos temas de casos penales, llevaba algunas asesorías y dictaba en USIL dos cursos, de organizaciones internacionales y derechos humanos. No asesoraba a empresas. Lo que recuerdo es que se interesaron por saber de mis quehaceres y yo también, por cortesía. Luego, recuerdo que cuando llegó el congresista, comentó algo del Congreso. Después llegó el ‘Doctor rock’, tarde, porque ya había empezado el almuerzo. Y luego me retiré diciendo que tenía cosas pendientes. Yo cuando he estado no he visto a Guido Aguila. Fue un almuerzo fugaz”.

María Zavala sostuvo que es “falso” que durante la reunión se haya acordado un respaldo de Fuerza Popular hacia ella. “Jamás he acordado nada con ellos. […] Fuerza Popular jamás iba a votar por mí, porque ellos, al menos la señora [Keiko Fujimori] me echaba la culpa de que en mi gestión como ministra de Justicia se logró la extradición del ingeniero Fujimori y se le trajo a juicio. Toda la vida he sabido que la señora me ha tenido ojeriza. Jamás he pedido apoyo político. Guido Aguila no ha estado presente. Yo no he ido exprofesamente a confabular, menos a pedir apoyo. A mí me invitó Ricardo Vinatea a un almuerzo donde suponía que éramos solos los dos”.

¿En algún momento se mencionó lo del CNM?, preguntó IDL-R. “Que yo recuerde, no”, respondió Zavala.

¿Cuál percibió que era el motivo de la reunión?

“Yo no te puedo decir cuál era el motivo de la reunión de ellos”. “Yo no sabía lo que se sabe ahora de él [Peña]. Yo no sabía que era un empresario pesquero y todos los problemas que tenía. Yo me retiré sola. Después que yo me he retirado, ¿qué han conversado? No lo sé”.

IDL-R.- Después de la reunión, ¿usted habló con Vinatea? ¿Le preguntó por qué la llevó a ese lugar, sin decirle quiénes más estarían?

“Lo que le aconseje a Ricardo es que evitara tener ese tipo de reuniones. Me dijo que era una reunión social, pero de todas maneras, un magistrado no puede. Yo ya no estaba en la carrera [judicial]. […] Lo que pasa es que Ricardo es una persona muy campechana, no es reflexivo. De Reátegui me dijo que era su amigo, pero de los otros no. […] Nunca más me he vuelto a reunir [con ellos]. Con Ricardo sí, obviamente”.

Si bien María Zavala ya no era jueza, al ser suplente del consejero Morales Parraguez en el CNM, sí debía evitar estar en situaciones de potenciales conflictos de interés o que puedan significar un cuestionamiento a su independencia o imparcialidad en caso tuviera que asumir el cargo, para el que había sido elegida como accesitaria hasta febrero de 2021.

Entrevistado por IDL-R en su departamento en Surco, el jueves 4 de febrero pasado por la tarde, el juez Ricardo Vinatea confirmó que fue él quien invitó a María Zavala al almuerzo en el stud de Óscar Peña, con quien, asegura, mantuvo una relación social por lo menos en 2017.

 

Juez Ricardo Vinatea. (Foto: CNM)

Juez Ricardo Vinatea. (Foto: CNM)

 

“[A Peña] lo conocí en un tema social. Siempre nos invitaban al Jockey, había un premio del Poder Judicial, la carrera del Poder Judicial. Lo he conocido en ese ambiente. Me contó que tenía caballos, lindos caballos, tenía un stud. Eso fue en 2017, septiembre u octubre. Nos veíamos ocasionalmente. […] El tipo era muy jovial, muy coloquial, muy gracioso. Hasta ese momento no sabía a qué se dedicaba, me contó que era empresario, porque por mi trabajo no es bueno estar preguntando [sic]. Yo no sabía de quién se trataba. Porque en 2017 lo he conocido y en el 2017 nos dejamos de ver. No teníamos ningún lazo que nos una, solo el lazo social”, relató Vinatea.

¿Cómo se dio esta reunión?, preguntó IDL-R.

“Con una invitación. ‘Voy a hacer un almuerzo’, me dijo [Peña]. […] Yo ya había ido a su sitio una vez o dos, con el tema de los caballos. Y esa vez me dijo lo del almuerzo, que podía llevar a alguien, le pasé la voz a la doctora Zavala, que es mi amiga. Y ella en ese tiempo no ocupaba ningún cargo, y fue. Llegando al sitio estaba este muchacho, el moreno de la Universidad San Ignacio, el alto, Enrique Vidal. Después llegó Rolando Reátegui. Él sí es mi amigo, desde hace varios años, desde cuando estuve en Loreto. […] Fui asesor del directorio y de la gerencia general de Electro Oriente, que es la empresa pública de servicios de electricidad que presta servicios a Loreto y San Martín, y a Rolando lo nombraron director. Estamos hablando del 95. […] Así nos conocimos y nos hicimos amigos. Él sí es mi amigo. Los otros eran ocasionales. A Vidal lo conocía porque iba al Poder Judicial. Incluso ha trabajado en algo de prensa en el Palacio, y cuando lo centré, ya sabía quién era por la universidad, porque fungía de periodista”.

¿Usted sabía quiénes iban a estar en la reunión?

“No”, respondió Vinatea, “eso lo sabe el dueño de casa. Fue como una humorada. ‘Oye, cáete en mi casa’, y ellos estuvieron. Almorzamos. Yo llegué primero, María llegó al rato y fue la primera en irse. Estaba el dueño de casa, Vidal, Rolando, María, y luego llegó Noguera, pero no habló conmigo. Ya estábamos haciendo la sobremesa, serían las 4 quizá. [El stud] Es como un departamento, abajo estaban los caballos, tenía una sala, un comedor pequeño, que fue donde almorzamos, una pequeña cocinita. Noguera fue entrando, a la derecha, a conversar con Vidal y no me acuerdo si también con Peña. De ahí yo me he ido. No fue nadie más hasta que yo estuve, que sería alrededor de las 4. Hasta donde yo he estado, no llegó nadie más. Ni se habló de ningún tema especial, era una humorada. […] Es falso totalmente [que haya participado Guido Aguila]”.

¿Cuál fue el tenor de la reunión? “Ninguno, fue una humorada, hasta hablamos de fútbol”, dijo Vinatea.

 

Caballeriza del empresario pesquero en el Hipódromo de Monterrico. (Foto: IDL-Reporteros)

 

“¿Usted tuvo algún caso de Peña en su Sala?, preguntó IDL-R. “Dos, pero esos dos casos los vi en 2015 o 2016, y eran dos por infracciones de pesca. […] Fue un año antes de que lo conociera. Resolvimos improcedentes sus casaciones. Nosotros resolvemos el caso sin saber para quién resolvemos, porque tú no te puedes involucrar en el caso”.

¿Cuándo usted lo conoció él si sabía quién era usted? 

“Supongo que sí, me imagino que sí. Para mí, como ese no era un tema jurídico, era una conversación con alguien a quien conocí”, dijo Vinatea.

Lo interesante es que entonces Ricardo Vinatea postulaba a una de las cuatro vacantes en el proceso de selección para nuevos jueces supremos en el CNM. Estaba en la lista de los 20 candidatos que habían pasado el examen escrito, en el último puesto. Las entrevistas personales estaban programadas para los días 19 y 20 de diciembre. Eran días cruciales.

Aquí cobra relevancia lo dicho por el aspirante a colaborador eficaz: “cuando llegó Noguera se molestó cuando entró refiriendo que no podía estar en un lugar donde estaba una [sic] postulante y se retiró. […] La actitud de Iván Noguera de retirarse, motivó que Guido Aguila dijera: ‘ya ven, ese es el motivo por el que necesitamos mayoría’, pues Noguera era una persona impredecible”.

En junio de 2019, Cuarto Poder difundió audios que mostraban la influencia que Óscar Peña tuvo en la designación de jueces en la Corte del Callao; así como el registro de llamadas del empresario pesquero con candidatos a la Corte Suprema: con Ricardo Vinatea (19 llamadas), Carlos Arias Lazarte (4 llamadas), y Mirtha Céspedes.

Vinatea atribuye las llamadas a que había “hecho algunas migas sociales” con Peña: “Me enteré de que se había caído y se había fracturado, fue grave, y por eso lo llamaba”.

El 20 de diciembre, el CNM eligió como jueces supremos a Martín Hurtado, Carlos Arias, Aldo Figueroa y Mariem Vicky de la Rosa. Ricardo Vinatea quedó fuera.

Quizá por eso Vinatea califica ahora a Iván Noguera como “un tipo perverso […]. Ellos ayudaban a quienes ellos querían. El ‘Doctor rock’ cobraba, había un tipo que se llamaba Nieves, que era su gancho. Imagínese si yo voy a pagar para que me nombren juez, qué clase de juez voy a ser. El CNM ha sido el responsable de que se destruya la carrera judicial”.

Hasta aquí, los testimonios confirman que la reunión se produjo y fue en el stud de Peña, quien actualmente está prófugo de la justicia tras haber sido condenado a cinco años de prisión –junto con el exgobernador del Callao Félix Moreno– por la compra subvaluada de un terreno del Estado en el fundo Oquendo. Pero son contradictorios en cuanto a la asistencia de Guido Aguila.

Entrevistado por IDL-R, el expresidente del CNM negó haber participado del almuerzo en el stud de Peña. “No he participado de esa reunión. Esa reunión no la he tenido. Nunca se dio. […] Nunca ha habido una reunión con Iván Noguera, María Zavala y Oscar Peña. Yo al menos no he participado. […] Yo la conozco [a Zavala] porque es una persona que ha sido presidenta de la Corte Superior de Justicia de Lima, ministra de Justicia, la conozco públicamente, pero nunca he tenido una reunión con ella en el año 2017. […] Yo no tenía el menor interés en que salga o ingrese otra persona. […]Yo no tendría ninguna necesidad de apoyo porque en 2017 yo ya había sido reelegido y por reglamento solo se permite una reelección. Yo no tenía ningún interés con que venga una persona y me apoye”, indicó Aguila.

¿Usted tenía algún tipo de vínculo con Fuerza Popular o alguno de sus integrantes?, preguntó IDL-R. “No, ninguno. El tema que veo es el interés por María Zavala, para que ella acceda. Eso es un tema del Congreso, que va por otro carril, nosotros le dimos crédito a la versión de Morales Parraguez. Luego hubo una denuncia constitucional en el Congreso”.

Consultado si se reunió con Peña, Vidal o Reátegui en alguna otra oportunidad, el expresidente del CNM dijo que en cuanto a los dos primeros, no podía responder porque “eso es materia de investigación de la Fiscalía y el proceso es reservado”. Sobre el excongresista fujimorista dijo que en 2017 se encontraron en el restaurante Baco y Vaca, en San Isidro, “pero él estaba en una mesa y yo en otra. No es que hayamos tenido una reunión”.

Entrevistado por IDL-R vía Whatsapp, Enrique Vidal –que aparece como interlocutor en audios del caso ‘Cuellos Blancos’ y en reuniones con algunos de sus protagonistas– negó haber participado de la reunión en el stud de Peña, pero dijo que ha trabajado para él por lo menos diez años. “He brindado servicios de imagen y creación de plataforma digital para la empresa de Oscar Peña. […] Desde el 2006, creo, no estoy seguro, puede ser 2007. Lo último que hicimos fue la plataforma digital MENOS FLORO con 4 egresados de periodismo. En el 2017”, dijo Vidal.

 

El experiodista montesinista Enrique Vidal en los años 90. (Foto: Caretas)

 

En noviembre pasado, el Poder Judicial dictó 18 meses de impedimento de salida del país contra Vidal, por presuntamente haber organizado reuniones y haber hecho coordinaciones entre Peña y Walter Ríos, cuando este era presidente de la Corte Superior de Justicia del Callao. ¿El motivo? Extender la vigencia de una medida cautelar para que una de las embarcaciones de Peña pueda seguir operando, a cambio de beneficios económicos para jueces de la Corte.

La relación promiscua y de tráfico de favores entre consejeros del CNM y magistrados con el partido de Keiko Fujimori ha quedado ampliamente registrada en audios de la investigación de los CNMAudios, chats y también por confesiones de colaboradores eficaces del caso Lava Jato. 

Al año siguiente de la reunión en el stud de Óscar Peña, Keiko Fujimori intentó manipular la acción de la justicia en el desarrollo de las investigaciones fiscales en su contra, a través del CNM, de acuerdo con la versión de un aspirante a colaborador eficaz, con código 2017-55-11, ante el despacho del fiscal José Domingo Pérez, del Equipo Especial Lava Jato, consignada en el artículo ‘Keiko, presión al CNM y orden de silencio’, publicado por IDL-R en julio de 2019. 

El colaborador eficaz relató que, a inicios de 2018, Keiko Fujimori realizó “gestiones personales” con Guido Aguila para que el CNM no ratifique a la jueza superior Edita Condori en su cargo porque tenía la información de que “era antifujimorista” y ella integraba la Sala Superior Nacional que evaluaría el pedido de control de plazo solicitado por su defensa en la investigación de los aportes del partido Fuerza Popular para las campañas del 2011 y 2016. De acuerdo con el colaborador, buscaban “la mejor manera de controlar o dirigir la investigación a cargo del fiscal José Domingo Pérez”. 

 

[Actualización de la nota al jueves 11 de febrero, a las 23:21]

 

Exámenes con trampa

La tarde del jueves 11 de febrero, el fiscal José Domingo Pérez emitió una disposición fiscal en la que amplía la formalización de la investigación contra Keiko Fujimori, y otros, por los delitos de organización criminal y lavado de activos incorporando nuevos hechos. En ella se menciona el almuerzo en el stud de Óscar Peña, y se describe cómo Guido Aguila intervino directamente en el nombramiento de los jueces supremos Aldo Figueroa y Martín Hurtado, este último a petición de Keiko Fujimori.

De acuerdo con la disposición fiscal, Guido Aguila coordinó con Óscar Peña, a través de Enrique Vidal, para usar el stud como centro de reuniones para los postulantes a jueces supremos que tenían vara, para que pudieran revisar con anticipación las respuestas del examen escrito en el proceso de selección de jueces supremos del 2017, en el Consejo Nacional de la Magistratura. El documento recoge la declaración del colaborador eficaz 090J-2020, quien describe con detalle sobre quiénes intervinieron y las presiones directas de Keiko Fujimori para que Hurtado sea nombrado juez supremo.

 

En junio de 2020, la Junta Nacional de Justicia (JNJ) suspendió en sus funciones al juez supremo Martín Hurtado. (Foto: La República)

 

A mediados de agosto de 2017, relató el colaborador, Guido Aguila le dijo a Óscar Peña “que necesitaba un lugar privado para unas reuniones” y preguntó si podía ser en su stud.

El empresario pesquero accedió.

Aguila le informó a Peña que algunos postulantes irían al stud “con la finalidad de que ahí puedan realizar las pruebas de los exámenes y las preguntas que tomarían a todos los postulantes el domingo 24 de septiembre de 2017”. 

“La semana del examen”, dijo el colaborador, “entre el miércoles 20 o jueves 21 en horas de la mañana, acudió al stud el entonces juez supremo Ángel Romero y el consejero Guido Aguila. En esa reunión, Romero le pidió al exconsejero Guido Aguila que apoye para que en el referido concurso se nombre como nuevos jueces supremos al postulante Aldo Martín Figueroa Navarro y a Doris Mirtha Céspedes Cabala de Núñez, en ese orden de prioridad, también recomendó a Ricardo Vinatea”.

“Los días siguientes”, relató el colaborador, “el jueves 21, el viernes 22 y el sábado 23, el exconsejero Guido Aguila convocó a un aproximado de 8 a 10 postulantes a dicho concurso para que acudieran al stud para entregarles el examen escrito que se tomaría el domingo 24 de ese mes. Óscar Peña les dio todas las facilidades para que dichas personas puedan ingresar al hipódromo, y además su chofer, el señor Miguel Honores, se encargó de recoger al exconsejero Guido Aguila como a dos de sus asistentes […] que fueron las que portaron el examen y recibían a los postulantes en el privado del stud”.

El colaborador añadió que antes y después de la convocatoria de 2017 para la elección de jueces supremos, Peña sostuvo varias reuniones con Guido Aguila y Enrique Vidal, algunas de las cuales transcurrieron en restaurantes y en la oficina del empresario pesquero, en San Isidro. 

Con relación a Martín Hurtado, el colaborador sostuvo que “este fue designado por presión de la señora Keiko Fujimori a Guido Aguila, lo que se tuvo conocimiento en un almuerzo en el Costanera 700, en el mes de diciembre de 2017, cuando se anunciaron los resultados finales del nombramiento de los jueces supremos, en el que estuvieron presentes Óscar Peña, la abogada de Óscar Peña de nombre Elena, Enrique Vidal, Walter Ríos con su asesor Gianfranco Paredes y el juez Carlos Chirinos Cumpa. Lo que causó gran sorpresa de Enrique Vidal fue el postulante que respaldaba que era de Chimbote, [Samuel] Sánchez Melgarejo, no había salido, por lo que se comunicó telefónicamente con Guido Aguila para reclamarle, quien le respondió que había salido el juez Hurtado Reyes porque fue un tema político a petición de Keiko Fujimori”. 

Luego, en una visita que Guido Aguila le hiciera a Óscar Peña, este le dijo que “el apoyo de ese partido [Fuerza Popular] era para dos, uno era Martín Hurtado Reyes y el segundo casi seguro que era Aldo Figueroa”.

 

 

(*) Este artículo fue publicado el miércoles 10 de febrero y actualizado el jueves 11. En la actualización se incluyó la mención a la excongresista de Fuerza Popular, Úrsula Letona, como una de las participantes en el almuerzo en el stud de Óscar Peña, de acuerdo con la versión del colaborador eficaz 090J-2020; así como el subtítulo ‘Exámenes con trampa’.

 

 

Publicado el jueves 11 de febrero, 2021 a las 0:02 | RSS 2.0.
Última actualización el miércoles 24 de febrero, 2021 a las 22:15

Un comentario

  1. Alvaro Córdova G. dice:

    Muchas gracias por esta excelente y valiente investigación. Ahora ya sabemos cómo y para qué doña Keiko se infiltraba en el CNM. No hay duda que doña Keiko, por estos hechos, tiene responsabilidad en los delitos cometidos.

Deje un comentario

Web por: Frederick Corazao

Untitled Document